María Eugenia Girón

Los nuevos sastres son los sastres de siempre